LA IMPORTANCIA DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA EN NUESTRO DÍA A DÍA

La eficiencia energética es una de las grandes asignaturas pendientes por lo que respecta al mercado de la vivienda. Lamentablemente, no solemos dar la importancia que merece a la calificación energética de un inmueble, pese a que, en realidad, es algo que afecta seriamente a nuestros bolsillos. Si se siguieran con consciencia las directrices del Plan Eficiencia Energética que el Estado puso en marcha a partir del 2011, nos daríamos cuenta de que ahorraríamos mucho dinero.

la-importancia-de-la-eficiencia-energetica-en-nuestro-dia-a-dia-3

EL PLAN EFICIENCIA ENERGÉTICA

El Plan Eficiencia Energética es resultado de aplicar los objetivos de ahorro energético del Consejo Europeo de junio de 2010. La meta es conseguir, para el año 2020, un ahorro del 20% de consumo de energía primaria.

Como consecuencia de estas obligaciones, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en colaboración con el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), elaboró el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020, que incluye un anexo con la cuantificación de los ahorros energéticos obtenidos en el año 2010 respecto a los años 2004 y 2007, de acuerdo con las recomendaciones metodológicas sobre medida y verificación de los ahorros de la Comisión Europea. Así mismo, establece el plan de acción que se debe llevar durante estos años para asumir los objetivos establecidos.

plan eficiencia energetica

PLAN EFICIENCIA ENERGÉTICA EN NUESTROS HOGARES

En nuestras viviendas, las medidas para cumplir las directivas comunitarias, el Plan Energía Energética las traduce en el Código Técnico de Edificación (CTE) para nuevas construcciones, en vigor desde 2007, y la etiqueta energética necesaria para comercializar viviendas, obligatoria desde 2013.

El problema, es que el concepto de etiqueta energética sigue jugando un papel secundario en el mercado inmobiliario. Esta cruda realidad energética ha salido a la luz con la tramitación de los certificados de casas para su venta o alquiler. Tinsa Certify ha hecho una radiografía en base a su muestra. Hasta el 43% de las etiquetas cursadas por esta firma (más de 40.000) ha dado como resultado la letra G, la menor calificación, mientras que otro 14% ha obtenido la F y el 36,9% la E. Apenas un 5% de las casas logra etiquetas A, B, C o D.

La respuesta a esta situación es que el ciudadano ha percibido la etiqueta como un nuevo impuesto, por lo que no se ha concienciado de las ventajas económicas del ahorro energético.

la-importancia-de-la-eficiencia-energetica-en-nuestro-dia-a-dia-1

AHORRO ENERGÉTICO EN NUESTROS HOGARES

Tinsa Certify ha hecho una estimación del gasto anual en energía “necesaria para garantizar un nivel de confort medio” según la clasificación energética de la vivienda. Mientras que alimentar energéticamente una casa G cuesta 2.500 euros al año, abastecer una vivienda A supone 200. Este cálculo se hace sobre un piso en Madrid capital de 100 metros cuadrados útiles con una antigüedad próxima a 50 años. La cuantía en el caso de un inmueble E, calificación que no es difícil de alcanzar, asciende a los 1.200 euros anuales. Desde Tinsa Certify se insiste en que con una moderada inversión puede mejorarse de modo importante la eficiencia de las casas y lograrse importantes ahorros, con los que se amortizaría en pocos años el pago para la mejora.

Recommended Posts

Escribir un comentario