Decorar la cocina con papel pintado

Con el papel pintado para cocinas, puedes empapelarse toda la estancia o solamente una pared.

Los tiempos cambian también para la decoración, y el papel pintado para cocinas, que además es lavable, decora de forma extraordinaria. Además, requiere mucha menos inversión que la colocación de azulejos, que de por sí ya no son tendencia como ocurría años atrás.

El papel pintado para cocina ofrece gran variedad de diseños para adaptar a diferentes estilos. Imitación de ladrillo, mármol, madera, obra vista, estampados, figuras geométricas, frutas, utensilios de cocina, dibujos artísticos… 

El papel para pared de cocina es una oportunidad para renovar una de las estancias más importantes de nuestro hogar. Son numerosas las casas en las que se come en la cocina, o se comparten momentos familiares o con amigos. Razón de más para prestar atención a la decoración de la cocina, sin necesidad de gastar demasiado ni hacer obras. Y en este punto, el papel pintado lavable para cocina es una solución ideal. 

En Saint Honoré, la tienda especialista en papeles pintados online, también disponen de un amplio catálogo de papel vinílico para cocinas. Igualmente disponen de otros modelos indicados especialmente para la cocina, como en papel lavable, en fibra natural de rafia, de tejido «no tejido», o de base textil, entre otros.

A tener muy en cuenta también que los papeles pintados pueden durar 15 años sin deteriorarse. Eso significa que además de decorar de forma notable, es una opción muy efectiva en la relación costo-valor cuando lo comparamos con la pintura. 

Papel pintado de cocina imitando a la madera, combinado con otro papel en tono gris.

Papel pintado de cocina: encontrando tu estilo

El papel vinílico de cocina, debe su nombre a que el vinilo forma parte de su composición, aportándole resistencia y haciéndolo lavable. No obstante, hay papel lavable para pared de cocina que no es vinílico, pero también ofrece resistencia y otro tipo de tacto.

En caso de duda, se puede consultar con la tienda de papeles pintados como Saint Honoré, que combina sabiamente decoración, estilo y calidad. Además de disponer todas las calidades y estilos de papel, siempre pueden aconsejar según las necesidades particulares de cada caso

A la hora de decantarse por el diseño, el papel pintado de cocina de flores o con efecto mármol, suele combinar con muebles claros o de tonos pastel. El papel con estampado geométrico, suaviza la seriedad de los muebles clásicos, oscuros, o de aluminio.

En una cocina de muebles blancos, un papel pintado floral aportará vivacidad y encanto. El mobiliario blanco combina igualmente con estampados que tengan motivos azules o grises, creando un efecto muy elegante.

En el caso de muebles grises, pueden combinar con papel pintado con estampado en tonos beiges, ocres o crema

Con el papel pintado para cocinas, puedes empapelarse toda la estancia o solamente una pared.

Estilos atrevidos en papel pintado de cocina

Papel pintado para cocinas lavable, en estampado colorista

Si se busca un estilo y vistoso al mismo tiempo, es buena ideal un diseño que combine colores oscuros, con claros o tono rosa empolvado. En este caso, conviene que los muebles sean de tonalidad clara, preferentemente blancos, con algún accesorio negro, como por ejemplo, las sillas.

A quien les gusten los contrastes, un papel color azul intenso con estampado de ramas verdes y flores o pájaros, creará un contraste muy atractivo. Eso sí, la clave está, tal y como ocurre con los colores de papel muy vivos, en combinar el papel pintado con muebles claros de líneas sencillas.

Tampoco hay que descartar la opción de utilizar dos diseños de papel pintado de cocina que sean diferentes. Por ejemplo, en una pared secundaria se puede colocar un papel con estampado de ladrillo, piedra o mármol.  Y en la pared principal, podemos optar por un floral,  geométrico o con algún motivo como plantas, frutas o utensilios de cocina.  

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.