Pigmentos en polvo, la esencia del arte

Si habláramos sobre los orígenes del arte, hablaríamos de los orígenes de la humanidad. Desde la primera obra rupestre hasta la última pieza contemporánea, el arte es entendido como un medio de expresión donde el artista desvela sus emociones al mundo. Lo mismo sucede con el color. Lápices, óleos y acuarelas guardan en su interior un elemento común: los pigmentos en polvo

Los pigmentos en polvo son el material base que mezclado con aceites o resinas, generan colores para las pinturas. Se cree que los restos más antiguos fueron descubiertos dentro de una cueva cerca de Lusaka, Zambia hace unos 400.000 años. Cada periodo histórico está representado por tonalidades diferentes, fruto de materiales que disponían en cada momento. Así, matices rojos, ocres o negro carbón son utilizados en la época prehistórica. Si deseas iniciarte en el manejo de esta técnica o bien, eres un experto en la materia en Pinturas Mir puedes encontrar una amplia gama de productos de pigmento puro para artistas.

¿Tinte o pigmento?

El pigmento está formado por moléculas insolubles que funcionan según el principio de dispersión de la luz con propiedades de absorción de longitud de onda selectiva. Por su parte, los tintes se configuran por moléculas mucho más grandes que se disuelven en su contacto con el agua. Estos colorantes tienen la capacidad de cambiar el color del material sobre el que se aplican. Esta es la razón por lo que no están pensadas para elaborar pinturas. La reactivación de los colores puede trepar entre las capas. Sin embargo, los tintes ofrecen una gran variedad de tonalidades, muchas más que los pigmentos. 

En cuanto a su vida útil, los pigmentos por sus propiedades resistentes son mucho más duraderos que las tintas basadas en colorantes.

Tipos de pigmentos

Orgánicos sintéticos: Se fabrican a partir de compuestos de carbono. Tienen mayor poder tintóreo, colorean más que sus contrarios inorgánicos, y disponen de tonos más limpios. Los preciosos violetas de quinacridona y los amarillos Hansa pertenecen a este grupo de pigmentos. 

Inorgánicos de origen mineral: Son compuestos metálicos, como el óxido. Por su composición no existe una amplia gama de elección. En esta colección se encuentran los tonos tierra, umbers, ocres y siennas extraídos por excavación de suelo. 

Inorgánicos sintéticos: Son los pigmentos minerales pero producidos sintéticamente. En este módulo se encuentra el amarillo, naranja, rojo de cadmio, el azul cobalto o el blanco de titanio.

Crea tu propia paleta de colores

Una paleta básica puede reunir tonalidades en cálido y frío para el azul, el rojo y el amarillo junto a matices tierra, sin olvidar los esenciales blanco y negro. La recomendación es comenzar con pocos colores primarios que al combinarlos entre sí producen todo el espectro cromático. También te puedes decantar por una paleta que permita alcanzar mezclas mucho más vibrantes. 

Para la elección de pigmentos se han de considerar sus distintas características, dado que estas singularidades producen diferentes resultados en la obra pictórica. Los pigmentos en polvo en base natural son adecuados para capturar colores de la naturaleza, mientras que los sintetizados químicamente consiguen efectos más atrevidos.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.