Cómo iluminar una habitación oscura

Una habitación oscura puede transmitir sensación de tristeza y agobio, algo que puede contrarrestarse con una iluminación con la luz directa e indirecta apropiada y muebles atractivos. La correcta elección de los colores también influirá, como por ejemplo, optar por tonos azules o amarillos en las paredes, que crearán ambiéntes de inspiración mediterránea incluso en estancias ocuras.

Con el blanco mate combinado con tejidos delicados se consigue un efecto similar. Para dar a una habitación oscura un toque de luminosidad contemporánea, las superficies lisas, los colores brillantes  y las formas claras ayudarán a lograrlo.

Trucos en las paredes: los contrastes

Los colores pastel combinan muy bien  con las formas y patrones claros de los espejos o cuadros con marcos lisos. Una pared blanca puede decorarse con fotografías de colores llamativos o marcos en tonos como el rojo o el negro. Pintar o empapelar con color una  única pared es otra forma de crear contrastes con muebles en colores claros o paredes en tonalidades más suaves. No obstante, habrá que evitar que el color sea muy brillante y luminoso si se aplica en la pared más grande de la habitación oscura.  

Distribuir luces 

Las lámparas de techo o colgantes, como las de  araña o similares de de péndulo, pueden ser útiles para nuestro propósito.  Si el techo es bajo, con este tipo de lámparas se puede crear un efecto óptico de que la habitación es más alargada. Los interruptores regulables pueden facilitar la iluminación general más adecuada en cualquier momento del día o de la noche. 

Las fuentes de luz adicionales pueden colocarse en rincones dedicados a la lectura, el escritorio, la zona de comedor o el  área de la televisión.

Muebles y techo brillantes 

Los muebles brillantes reflejan la luz y hacen que las habitaciones oscuras parezcan más alegres y amplias.  Un mobiliario en blanco sobre una pared amarilla aportará vivacidad y luminosidad. Las líneas curvas de los muebles de madera y los tonos pastel también ayudan a conseguir el mismo efecto, y los colores azul claro o rosa brillante darán un  toque de frescura.

Cuando el techo también es oscuro, el problema se agrava. Pero transformándolo en un techo luminoso la habitación no solo se ve más luminosa sino también más amplia. La misma norma se puede aplicar en las paredes: conviene evitar los tonos sombríos  y aplicar colores alegres.  Colocar halógenos también es una forma de incrementar el brillo en la habitación, al mismo tiempo que supone un plus de estilo en habitaciones donde predominan los tonos cremas o los grises.

Soñadora e idealista pero con los pies en el suelo y con una visión muy clara de la realidad. Quizás sea toda una paradoja en sí misma que traduce en una insana curiosidad por todo lo que la rodea.