Da un toque salvaje a tu decoración con el papel pintado selva

Cuando se busca dar un toque  tropical en alguna estancia de la casa, nada como el papel pintado selva para conseguirlo. Pero además de aportar un aire exótico a las paredes del hogar, el papel pintado selva es máxima tendencia en papeles pintados. Conocido también como papel pintado botanical o papel pintado bambú, el papel pintado selva de la actualidad he mejorado  su calidad de forma sorprendente. Esto es debido a la impresión digital, técnica que se lleva a cabo con este tipo de papel,  aportando un gran realismo. 

Tal vez esto influya a que el papel pintado en general sea lo último en decoración, ya que tiene una capacidad de transformación asombrosa. Además, como método para renovar las estancias resulta mucho más sencillo y económico que otros. También se puede comprar papel pintado online, y en tiendas como Saint Honoré se puede elegir entre una amplia selección de papeles pintados de todos los estilos y diseños.

Paisajes boscosos o selváticos, marinas, flores silvestres, ambientes con hojas otoñales, animales de la selva… Son diseños que evocan la naturaleza con originalidad y elegancia. Pueden elegirse desde los más discretos hasta los más impactantes,  como los que evocan a la jungla.

Papel pintado selva: el alza de la cultura ecológica

Los papeles pintados se originaron durante el siglo XIX, y por aquel entonces representaba figuras religiosas y mitológicas. Después estos motivos dejaron paso a los paisajes, estampados, bosques, hojas, palmeras, flores exóticas  y plantas selváticas. 

Durante la década de los 80’ del siglo XX, el papel pintado naturaleza estaba muy de moda. Con el  paso de los años dejó de estarlo, pero en la actualidad el papel pintado selvático es una opción decorativa muy valorada. Este tipo de papel pintado, además de su gran potencial decorativo ofrece la posibilidad de introducir el mundo natural en casa. El ambiente urbano de las grandes ciudades que en ocasiones resulta cargante y monótono, queda contrarrestado al llegar a casa con un papel selvático decorando las paredes. Así, la frialdad del ambiente urbano queda compensada por el bienestar de los paisajes naturales plasmado en los papeles pintados selva. 

El diseño selva, que reproduce todo tipo de motivos tropicales e incluso fauna, resulta muy exuberante y potente a nivel visual, por la exuberancia de sus estampados. Normalmente se aconseja empapelar con ellos una sola pared, para así destacarla del resto. Por ejemplo, vestir una pared con papel pintado de hojas selváticas verdes, con fondo blanco, en contraste con el resto de las paredes blancas o en verde muy pálida. También puede ser a la inversa: papel pintado selva con fondo oscuro sobre el que resaltan distintos tonos verdes y grises. Este tipo de papel pintado casa muy bien con mobiliario en tonos claros, como el blanco o el crudo, y también con tonalidades terrosas y cálidas, así como las fibras naturales.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.