Papel pintado fotomural, una alternativa de decoración

¿Conocéis la diferencia entre un papel pintado y un fotomural? ¡Es muy fácil! Solo debemos saber que tanto el papel pintado y el fotomural son de papel y tienen el mismo método de colocación, pero a diferencia del papel pintado, los fotomurales tienen una medida predeterminada  y el diseño no se va repitiendo, consiguiendo  un efecto realista y muy vistoso. Es decir, son grandes reproducciones fotográficas divididas en varias piezas y numeradas para facilitar la colocación en los diferentes espacios de nuestro hogar.

Fotomurales, última tendencia para decorar nuestros hogares

En la actualidad, los fotomurales son una opción decorativa en auge. Esta forma de decoración es muy económica y muy simple de aplicar, además de tener un mantenimiento muy cómodo. Permite aplicaciones tanto para interior como para exterior, consiguiendo unos efectos espectaculares en nuestras estancias.

La empresa Saint Honoré ofrece muchos tipos de vinilos de decoración, como fotomurales de la conocida marca de Coca-Cola, paisajes, animales, naturaleza…que pueden decorar una pared completa de tu hogar, creando así un ambiente cálido y acogedor.

Otra opción para decorar tu hogar de forma muy económica, elegante y moderna son los Pósters. Existe gran variedad de pósters, desde pósters con mensajes inspiradores hasta pósters al estilo más clásico y retro que podrás encontrar. Consiguiendo un resultado espectacular y con un toque distintivo.

Ventajas de la utilización de fotomurales

  • Colocación rápida y sencilla.

  • Precios asequibles.

  • Permite crear diferentes ambientes en tu hogar, además de poder variar con
    frecuencia.

  • Muy resistente a elementos medioambientales.

  • Son reciclables.

  • Crean contraste y aportan interés visual.

Aquí os dejamos un blog sobre cómo colocar los fotomurales en los diferentes espacios de tu hogar. También vas a encontrar la información necesaria sobre los fotomurales y cómo sacarle partido.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.